Diseño gráfico en la era moderna: cómo afecta tu vida diaria

Desde el principio de los tiempos, los humanos se han estado comunicando entre sí utilizando diferentes medios. Primero, fue un lenguaje de señas primitivo y murmullos hasta que evolucionó a un lenguaje refinado que se convirtió en la raíz de los lenguajes modernos. Luego, los humanos aprovecharon la capacidad de transmitir ideas y emociones a través de caracteres y símbolos, dando como resultado lo que hoy conocemos como leer y escribir. Sin embargo, la comunicación y la expresión siempre han sido un tema bastante general que abarca muchas cosas.

Lo que puede funcionar en una cultura puede no funcionar en otra y, a veces, los conceptos son tan generales que funcionarán en casi todas partes. El caso del diseño gráfico es peculiar en el sentido de que no es nuevo de todos modos: se podría argumentar que las primeras inscripciones que comunican ideas se incluirían en el diseño gráfico. Sin embargo, el concepto moderno de diseño gráfico a menudo se asocia con una mezcla de arte y lenguaje, comunicándose a través de palabras escritas y cómo se escribe.

Diseño Gráfico en la Era Digital

Especialmente en este mundo casi digitalmente exclusivo, el diseño gráfico tiene un lugar especial. La mayor parte de lo que interactuamos en el software tiene un diseñador gráfico detrás. Desde el logotipo hasta el diseño, muchas de estas cosas están dentro del dominio de los diseñadores gráficos. Decir que este tipo de profesiones son imprescindibles hoy en día no es quedarse corto. Casi todas las cosas que vemos en los medios y las industrias comerciales han estado utilizando el diseño gráfico en gran medida. Disfrutamos de niveles incomparables de conveniencia y eficiencia gracias a los esfuerzos de los diseñadores gráficos, pero más allá del propósito inmediato de ser algo para mirar, ¿cuál es el verdadero valor del diseño gráfico? A continuación se presentan algunas respuestas a esa pregunta.

Una expresión poderosa y una buena impresión

La mejor manera de causar una buena impresión es ser diferente y ser atractivo o llamativo. Esta es la razón por la que los letreros de los manifestantes son muy audaces y directos por naturaleza: es una poderosa expresión de lo que quieren decir. Al mismo tiempo, esto funciona para aquellos que no tienen antecedentes rebeldes, empresas que utilizan letras grandes y en negrita combinadas con símbolos que denotan la industria del establecimiento. Los colores brillantes y las fuentes grandes que gritan ideologías y filosofías dejan un impacto duradero en quienes lo ven. El diseño gráfico funciona, y sabemos que funciona porque desencadena nuestras emociones, a veces para bien ya veces para mal.

Crea un sentido de identidad

Diferentes países a menudo tienen diferentes estándares para el diseño gráfico. Es por eso que los artistas de una región o cultura tendrían un enfoque significativamente único para el diseño gráfico: tal vez usen la acuarela para agregar una sensación de calma y serenidad. Esta es también la razón por la que las comunidades y los grupos orgánicos tienden a formar un símbolo que pueden utilizar a pesar de no estar gobernados por un solo cuerpo. El arte une a las personas, especialmente a aquellas que tienen una mentalidad común, y el diseño gráfico ayuda a comunicarlo aún más. Tomemos, por ejemplo, los cafés que usan fuentes antiguas, arte con tiza, placas de metal antiguas. Están expresando su aprecio por una atmósfera “retro”, y aquellos que vendrán a su establecimiento esperan esta atmósfera. Esto es por lo que se esfuerzan la mayoría de los artistas: expresar una identidad a través de su arte, y aquellos que se relacionan con esa identidad a menudo sentirán que su identidad se valida o expresa.

Más fácil de digerir y comprender

Más allá de las ideologías conceptuales detrás del diseño gráfico (especialmente las mencionadas en el último punto) vienen las posibilidades significativamente más fáciles de comprender el mensaje del diseño gráfico. Y esto es lo que muchos artistas se propusieron hacer: crear una pieza expresiva pero legible. Los diseñadores gráficos son expertos en interletraje, uso de fuentes y otras herramientas de diseño gráfico y pueden reflejar sus ideas y expresiones en forma visual. Tomemos, por ejemplo, los libros de cuentos para niños. La cantidad de esfuerzo artístico que se dedica a un solo libro de cuentos para niños es impresionante: desde la elección del arte (incluida una pose bastante estricta) hasta el diseño de las palabras, e incluso hasta la portada, todos son muy legibles. Suficiente para que los niños de tres años puedan leerlo y comprenderlo. Los maestros y educadores están utilizando el diseño gráfico y su forma intuitiva de enviar mensajes, lo que hace que los estudiantes aprendan más y se desempeñen mejor en la escuela.

Y por supuesto, el último punto es que: el diseño gráfico se ve agradable. Los seres humanos se sienten naturalmente atraídos por las imágenes organizadas y simétricas, y una pieza de diseño gráfico bien diseñada puede capturar y enamorar las emociones humanas. Desde asociarnos con el logo de nuestra banda de la infancia hasta ver un cartel comercial en Internet con un cartel llamativo, la realidad más simple es que el diseño gráfico es bueno para mirar.