Etapas de la arcilla: una guía para principiantes de cerámica

Divulgación: Como Asociados de internet, ganamos con las compras que califican. Cuando compra a través de enlaces en nuestro sitio, podemos ganar una comisión de afiliado sin costo adicional para usted. Esto nos ayuda a mantener las luces encendidas y crear contenido útil.

Comprender las diferentes etapas de la arcilla es esencial a medida que comienza a elaborar sus primeras ollas, platos, tazones y otros recipientes.

Las etapas del barro son las que llevan tu obra de arte del punto A al punto B.

En esta guía de cerámica para principiantes, recorremos cada paso del proceso. Desde la forma más húmeda de arcilla al principio hasta el estado más duro al final.

Descubramos la transformación que resulta en un producto final que está listo para ser disfrutado.

La etapa uno

En primer lugar, hay muchos tipos diferentes de arcilla. La loza, el gres, la arcilla esférica y la porcelana se encuentran entre los más comunes. Sin embargo, hay miles que puede elegir usar para su próximo proyecto de cerámica.

Su elección de arcilla depende del tipo de cerámica que desea hacer, qué equipo utilizará y la temperatura a la que disparará. También hay arcillas disponibles comercialmente que puedes comprar en la tienda o aprender a mezclarlas tú mismo.

De cualquier manera, ya sea comprada en la tienda o hecha a mano, esta arcilla es tu punto de partida. Es la primera etapa de la arcilla en el proceso.

También interesante: Tipos de Arcilla.

Etapa dos: deslizamiento

El deslizamiento es la forma más húmeda de arcilla que tiene el mayor contenido de humedad.

Simplemente agregar agua a la arcilla vieja hará que se deslice, que es una mezcla líquida y líquida que se asemeja a una sustancia viscosa parecida al barro.

Slip tiene numerosos usos en la producción de cerámica. Su uso principal es actuar como pegamento o adhesivo que une objetos de arcilla separados una vez secos.

Para aplicar deslizamiento y unir dos piezas de arcilla, primero debe marcar la superficie de una pieza de arcilla, lo que significa crear marcas de sombreado o rasguños en un área específica. A continuación, aplicarás barbotina en la zona y, por último, adherirás la segunda pieza de arcilla a la primera.

El engobe también se puede usar para la decoración cepillando o pintando engobe de color sobre la superficie de la cerámica.

También interesante: Cocer barro sin horno en casa.

Etapa tres: plástico

La etapa plástica de la arcilla también se conoce como la etapa trabajable.

Parte de la humedad se ha evaporado en la etapa de plástico. La arcilla ahora se puede manipular en diferentes formas, ya sea a mano o usando una rueda de alfarero.

En la etapa plástica, la arcilla es flexible y se puede moldear en cualquier forma que desee.

También interesante: la mejor arcilla seca al aire.

Etapa cuatro: cuero duro

La arcilla en la etapa de dureza del cuero ahora tiene menos contenido de humedad, lo que la hace más seca y resistente, pero todavía ligeramente flexible. Mantendrá su forma desde el escenario de plástico en su lugar.

En esta etapa, la arcilla es dura como cuero blando o dura como cuero rígido. El cuero suave y duro es una etapa excelente para unir otras piezas de arcilla con engobe. El cuero rígido duro es útil para tallar y recortar.

También interesante: ¿Qué es la arcilla?

Etapa cinco: completamente seco

La etapa totalmente seca implica que la arcilla no tiene humedad y está completamente seca al tacto con un color más claro. Dejar que la arcilla se seque durante una semana o más lo llevará a la etapa completamente seca.

Es importante recordar que en esta etapa, la arcilla es extremadamente frágil. En la medida de lo posible, debes evitar tocar, manipular o transportar tu proyecto de arcilla cuando esté totalmente seco. ¡Su proyecto no se puede reparar si se rompe en esta etapa!

Por otro lado, los pedazos viejos y rotos de arcilla completamente seca son perfectos para hacer barbotina cuando sea necesario.

También interesante: La mejor arcilla para esculpir.

Etapa Seis – Bisqueware

Una vez que su proyecto esté completamente seco en la etapa de secado completo, puede colocarse en el horno por primera vez. Cocer su proyecto en el horno por primera vez se llama cocción bisque y ocurre en el cono 06 a 04, o alrededor de 1900 grados. Una vez cocido, su proyecto ya no es arcilla, ya que el horno la transforma en una sustancia nueva y más firme llamada cerámica.

Al igual que la etapa completamente seca, una pieza cocida en bisque no se puede reparar si se rompe. Todavía es un poco frágil. La calidad porosa y absorbente de la pieza cocida al bisque la hace perfecta para el glaseado.

El esmalte se compone de cinco componentes, sílice, arcilla, fundente, colorante y agua, que penetra en la pieza cocida en bisque con facilidad y rapidez. El acristalamiento, ya sea mediante cepillado o inmersión, dará vida a su proyecto con un acabado vítreo, suave, texturizado, mate o transparente.

Etapa siete – Cocción de glaseado

Después de que se seque el esmalte, la pieza volverá al horno para su cocción final, también conocida como cocción de esmalte, o la última etapa de la arcilla.

La cocción de glaseado puede ocurrir a diferentes temperaturas, y es esencial saber a qué temperatura debe cocerse su proyecto.

  • La arcilla de loza es una arcilla de fuego bajo, y la temperatura correcta será de alrededor de 1800 grados, o cono 04.
  • Trabajar con gres para crear objetos como platos, tazones u otros artículos aptos para alimentos requiere fuego medio, entre cono 5 y 6, o alrededor de 2250 grados.
  • Cuando trabaje con porcelana u otras formas puras de arcilla, la temperatura será fuego alto, o cono 10, que ronda los 2380 grados.

Tenga en cuenta que si las temperaturas en el horno son demasiado altas, su pieza puede derretirse, y si son demasiado bajas, no puede fusionarse o vitrificarse correctamente.

Es más importante seleccionar esmaltes que puedan cocerse a las temperaturas correctas. Dependiendo del tipo de arcilla que elijas, asegúrate de elegir también un esmalte que pueda cocerse a la temperatura correspondiente. Por ejemplo, su esmalte puede derretirse de su pieza a una temperatura demasiado alta.

Después de la etapa de cocción del esmalte, ha completado su última etapa en el proceso de arcilla, ¡y su proyecto está listo para disfrutarlo!

Consejos profesionales

A medida que avanzamos en cada etapa de la arcilla en el proceso de alfarería, vemos cada vez menos humedad en la arcilla. A medida que la arcilla se seca, tu proyecto se vuelve cada vez más pequeño. Es decir, cuando comience a moldear su pieza por primera vez, el resultado final del horno será más pequeño, por lo que es importante tener en cuenta esta distinción en la primera etapa, para que pueda dimensionar correctamente.

Además, dado que el secado se produce en cada etapa, es fundamental permitir que se produzca durante el tiempo adecuado. El secado demasiado rápido puede provocar grietas, especialmente mientras la pieza está en el horno. El secado desigual también puede provocar roturas, por lo que es importante asegurarse de que la arcilla se distribuya uniformemente por todo el objeto. Por ejemplo, al fabricar una olla, si el fondo es más grueso que el borde, el fondo tardará más en secarse y es probable que se agriete. Por lo tanto, su objetivo al moldear debe ser crear el mismo grosor.

En general, al comprender las etapas de la arcilla, puede tener más control sobre su cerámica. Conocer los niveles de humedad y la cantidad de agua que afecta cada etapa puede ayudarlo a permanecer o pasar de una etapa a otra en el momento adecuado. A medida que se vuelve más consciente de cada una de las etapas de la arcilla, su cerámica y sus productos finales seguirán teniendo más y más éxito, ¡llevándolo de ser un principiante de la cerámica a un maestro de la cerámica en muy poco tiempo!