Los elementos de un gran documental

Una película documental es una de las formas más efectivas de explorar un tema apremiante, documentar un evento, descubrir un misterio o educar al público. Este medio de narración es tan flexible que puede ser utilizado por cualquier individuo u organización para contar una historia con cualquier propósito.

Si bien cualquiera puede hacer un documental, ya sea un estudiante de secundaria o un estudio de producción de cine, no todos pueden crear una película de no ficción que enganche a los espectadores y los haga hablar. Como la mayoría de las tradiciones cinematográficas, hay elementos fundamentales y tropos que hacen que valga la pena ver un documental. Encontrar el equilibrio perfecto entre estos elementos puede ayudarlo a lograr el resultado deseado.

La estructura narrativa

Lo que hace que los documentales sean únicos es que los sujetos son personas comunes o personas con las que podemos relacionarnos en muchos niveles. La película toma fragmentos de la vida, desde lo más mundano hasta lo extraordinario, y los entreteje para crear un contexto. En pocas palabras, un buen documental no se trata del tema, sino de cómo impacta en el mundo más grande al que pertenece. Es afuera mirando hacia adentro y viceversa.

Para lograr esto, es importante incorporar todos los elementos de una historia. Al igual que las películas de ficción, debe haber un conflicto y un oponente (como en la película Free Solo, el escalador estadounidense Alex Honnold cumple el sueño de escalar El Capitán sin cuerdas ni arneses). También debe haber estructura, o cómo se desarrolla la historia en tres actos. El Acto 1 es donde estableces la premisa y presentas a los personajes, sus objetivos y lo que se interpone entre los dos. El Acto 2 es donde las cosas se vuelven desordenadas y complicadas para tus personajes. Luego, el Acto 3 es la resolución en la que tus personajes logran sus objetivos (o no, pero han sido cambiados o transformados de alguna manera por el evento).

Un buen documental debe tener personajes, que podrían ser una mezcla de actores, entrevistados y personas reales en las que los espectadores proyectarán sus prejuicios, como en el caso de las películas sobre crímenes reales, donde los espectadores se unen a la búsqueda del perpetrador.

Los mejores documentales tienen todos estos elementos, por lo que es importante que te familiarices con estos conceptos básicos. Estos elementos le permiten contar una historia cohesiva, incluso si su tema es un evento complejo de la vida real.

La autenticidad es clave

Un buen documental está anclado en un conflicto central, y esto es algo que no se puede fabricar. Si no tienes un conflicto que sea lo suficientemente dramático, interesante o relevante, no tienes un documental. Sin embargo, hay muchos lugares para buscar conflictos. Podría ser el conflicto interno de tus personajes, un conflicto entre dos personas o grupos, o un conflicto social. También puede ser algo externo, como una montaña, un sistema político o una pandemia. Cuando se trata de sujetos humanos, es esencial que encuentres el núcleo auténtico de tus personajes para que hagas un documental sobre ellos.

Encontrando inspiración

Es cierto que los documentales más memorables son personales de un modo u otro. Es una historia que ha transformado la vida del creador o algo en lo que han invertido su vida. Tomemos el caso de la galardonada película de arte y ensayo Nostalgia for the Light. La película sigue el viaje personal de Patricio Guzmán, un preso político durante el régimen de Pinochet en Chile.

Y si bien eso solo es trágico en sí mismo, la película se centra en dos búsquedas diferentes realizadas en el hermoso e histórico desierto de Atacama. Una búsqueda es realizada por astrónomos que miran hacia el cielo para estudiar la historia del cosmos, y la otra por mujeres que buscan los restos de hijos y esposos asesinados durante el régimen. En el acto final de la película, Guzmán pudo unir dos historias al decir que su amor por la astronomía lo ayudó a “dar otra dimensión al dolor y la pérdida”.

También puede crear un documental sobre un evento en la historia que no se haya explorado en detalle. Incluso podría ser un evento muy conocido pero visto desde un ángulo diferente del que nadie ha oído hablar antes. Si eres curioso e inquisitivo por naturaleza, no te será difícil encontrar una historia que valga la pena contar.

Un documental puede ser una herramienta poderosa para educar, entretener y empoderar. Independientemente de la causa o el proyecto por el que lo esté haciendo, asegúrese de incluir estos elementos para que pueda tener el mayor impacto. Antes de comenzar a filmar las entrevistas, los cortes, la acción en vivo y el archivo, es crucial que establezca primero estos elementos. Si bien es cierto que puedes encontrar historias en la edición, nunca es una buena idea aventurarse en un proyecto de este tipo sin un plan y un tema.